Foto: AFP

El director del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB) de Rusia, Alexandr Bórtnikov, cifró en cerca de 200 el número de guerrilleros islamistas rusos que combaten en las filas de organizaciones "terroristas" en Siria.

"El que en torno a los 200 guerrilleros de la Federación Rusa combatan del lado de el "Emirato del Cáucaso" bajo la bandera de Al Qaeda y otras estructuras afiliadas causa inquietud en Rusia", dijo Bórtnikov, citado por las agencias locales.

El funcionario ruso, quien hizo estas afirmaciones durante una reunión internacional de órganos de seguridad celebrada en la república musulmana rusa de Tatarstán, destacó que durante esa cita se abordó la reactivación de las actividades de los "terroristas" en el norte de África y Siria.

"Llegamos a la conclusión de que ésta es una grave amenaza para todos los países, no sólo Rusia y los países de la antigua Unión Soviética, sino también para los países europeos y el continente americano", comentó.

Bórtnikov advirtió de que "en estos momentos tiene lugar un proceso de activación de las actividades de los guerrilleros y están siendo enviados allí (a Siria)".

"El peligro estriba en que al final esos terroristas acabarán por regresar al país de donde proceden", apuntó.

Según los expertos, Rusia, que apoya al régimen sirio de Bachar al Asad, quiere evitar a toda costa una victoria de los rebeldes islamistas en Siria, ya que eso pondría en peligro tanto su seguridad nacional como la base naval rusa de Tartus, que se encuentra en territorio del país árabe.

EFE