Foto: EFE

El estado de las tres niñas que sufrieron heridas graves en el accidente de un autocar belga en Suiza, en el que murieron 28 personas, 22 de ellos menores, ha mejorado y podrán volver a su país, anunció hoy el hospital suizo donde están ingresadas.

"Tras un periodo especialmente preocupante, el estado de salud de las tres jóvenes pacientes ha mejorado considerablemente y no presentan riesgo vital inmediato", precisa un comunicado del Centro Hospitalario Universitario de Vaud, en Lausana, donde fueron ingresadas tras el accidente del autocar con alumnos de dos escuelas belgas, ocurrido la semana pasada en Suiza.

"Las tres niñas están conscientes y han podido comunicarse con sus padres", agrega el comunicado, que explica que su estado permitirá que sean repatriadas próximamente a su país.

Las dos niñas que sufrían de un traumatismo craneal y de múltiples fracturas salieron del coma artificial al que fueron inducidas y "su estado neurológico evoluciona favorablemente".

La tercera paciente, que sufrió una lesión en la médula espinal "muestra signos de recuperación positivos, con algunos movimientos de sus dedos de la mano y de los pies".

"Para las tres comienza, un largo camino de recuperación", especifica el comunicado sanitario.

El autobús accidentado, que transportaba a 52 personas, se empotró contra una de las paredes en ángulo recto de una de las salidas de emergencia del túnel de la localidad de Sierre, en la autopista A9, de tal forma que la mitad delantera del vehículo quedó prácticamente destruida.

EFE