El Tribunal Supremo holandés ordenó hoy repetir el juicio a dos homosexuales que fueron condenados a 12 y 9 años de prisión por inyectar su propia sangre contagiada del virus del sida a cuatro hombres que participaron en orgías con ellos.

La corte considera que "no se puede descartar" que las presuntas víctimas se contagiaran de sida por una vía diferente a la inyección suministrada por los sospechosos, por ejemplo a causa de haber mantenido "relaciones sexuales sin protección", según detalló en un comunicado.

El tribunal de apelación de Arnhem (centro de Holanda) será el encargado de revisar el caso, en el que un tercer implicado también fue condenado a 8 meses de prisión, pero puesto en libertad por haber superado esa condena en prisión preventiva.

Los acusados, que en enero de 2011 recurrieron ante el Supremo, habían sido condenados en primera instancia a 11 y 5 años de prisión, y a 12 y 9 años en el juicio en apelación.

Los dos principales sospechosos reclutaban por internet a otros homosexuales para participar en orgías en viviendas particulares, donde primero los drogaban y a continuación por puro placer les ponían inyecciones con jeringuillas que contenían su propia sangre contaminada con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH).

Las fiestas tuvieron lugar en junio de 2006 y las detenciones se practicaron a principios de abril de 2007.

La decisión del Supremo no puso en duda los hechos cometidos por los condenados, sino la relación causa-efecto entre esas acciones y el contagio de VIH que sufrieron las víctimas.

EFE