EFE

Al menos once personas murieron hoy, entre ellas cinco menores de edad, en un atentado suicida perpetrado en la localidad siria de Kubani, en la provincia septentrional de Alepo, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La organización, con sede en Londres y con una amplia red de activistas sobre el terreno, precisó que un terrorista suicida detonó un coche bomba cerca de una sede de la Media Luna Roja Kurda en esta localidad.

Según el Observatorio, el ataque se registró a la hora de la salida de los estudiantes de los colegios.

En paralelo, la aviación militar bombardeó el área de Tariq al Bab, en la ciudad de Alepo, y el aeropuerto militar de Kueires, en la misma provincia, sin que se sepa si hay víctimas.

Estos sucesos coinciden hoy con la muerte de otras nueve personas, entre ellas niños, por el lanzamiento de proyectiles de mortero contra barrios de mayoría cristiana de Damasco.

Fuentes oficiales y testigos presenciales dijeron a Efe que uno de los obuses cayó sobre la escuela de San Juan, en el barrio de Bab Toma, donde al menos cinco estudiantes perecieron y otras 27 personas resultaron heridas.

Otros proyectiles impactaron en la calle Alepo, en el distrito de Qassa, cerca de una iglesia católica, y en la zona de Bab Sharqi, donde al menos ocho personas perdieron la vida y doce sufrieron heridas.

La agencia de noticias estatal Sana apuntó que al menos cuatro estudiantes murieron por la caída de varios obuses sobre un autobús escolar en Bab Sharqi, sin precisar si estas víctimas se encuentran entre las anteriores o si fallecieron en otro ataque.

En este suceso también perdió la vida el conductor del vehículo en el que se trasladaban los estudiantes.

En las últimas semanas, los combatientes opositores que tratan de derrocar al presidente sirio, Bachar al Asad, han intensificado los ataques de mortero en Damasco como respuesta a la confrontación militar en las afueras de la capital entre los rebeldes y las tropas gubernamentales.

EFE