Un informe del Fondo de Población de las Naciones Unidas dice que en diez años, el número de personas mayores de sesenta años sobrepasará los mil millones.

Advirtió, en ese sentido, que el mundo necesita hacer más para prepararse para las consecuencias del rápido envejecimiento de la población, particularmente en los países en vías de desarrollo.

Para 2050 habrá más personas mayores de 60 que jóvenes menores de 15, alertó el organismo internacional.

Agrega que el mundo necesitará nuevos enfoques en temas como el cuidado de la salud o el empleo para afrontar las realidades de la demografía del siglo XXI.