Cinthia Portilla, médico veterinaria, explicó que para que se la haya encontrado las cápsulas de droga a “Bombón” y “Lola”, perros de raza San Bernardo que fueron incautados a un presunto narcotraficante, primero tuvieron que abrirles el vientre para introducirles la droga, a diferencia de los “burriers” humanos que se tragan las cápsulas por la boca.

“La cirugía ya de por sí es un riesgo, y asumo que no se hicieron con la limpieza y las precauciones necesarias”, señaló.

La especialista señaló que quienes se dedican a este tipo de intervenciones (introducir droga a los perros), por lo general, son asistentes que ayudan a los médicos, “luego aprenden y ponen sus veterinarias sin autorización del Minsa” y sin tener la educación necesaria para hacer este tipo de operaciones.

Indicó que para realizar este tipo de intervenciones es necesario mucha asepsia y limpieza. “Estás entrando a abdomen, que es donde están todos los órganos importantes del sistema digestivo, cualquier germen que entre ahí puede producir una peritonitis o septicemia que te lleva a la muerte”, explicó.

Por otro lado, las autoridades policiales señalaron que “Lola” ha reaccionado bien luego de que veterinarios de la Unidad de Policía Canina tuvieron que volverla a operar para extraerle las seis cápsulas de clorhidrato de cocaína que tenía en el estómago.

Al respecto, la veterinaria Cinthia Portilla, señaló que las probabilidades recuperación de “Lola” dependen del cuidado que se le dé. “Asumo que le debe estar dando los antibióticos necesarios, podría salir de ese estado”, dijo.