Foto. Wikipedia

La situación de las grandes cadenas montañosas como el Himalaya frente al cambio climático y su vinculación a la agenda del desarrollo sostenible, fue reclamada hoy por científicos y ecologistas a los países que asisten a la cumbre de Cancún.

"Las montañas de todo el mundo son desproporcionadamente vulnerables ante el cambio climático debido a que en ellas el aumento de las temperaturas es más alto, lo que está acelerando la recesión de los glaciares", señaló el subdirector general del International Centre for Integrated Mountain Development (Icimod), Madhav Karki.

A esa organización pertenecen los países de la cordillera del Himalaya, como son Afganistán, Bangladesh, Bután, China, India, Birmania (Myanmar), Nepal y Pakistán.

Durante la cumbre sobre el cambio climático (COP16) que comenzó el pasado 29 de noviembre y se prevé concluya el 10 de diciembre, en la ciudad costera mexicana de Cancún, se han organizado también foros y talleres en los que expertos y organizaciones no gubernamentales abordan diferentes aspectos de ese problema.

Además los expertos presentaron un estudio aplicado al proyecto para la reducción de emisiones de la deforestación y degradación de los bosques (REDD, por su sigla en inglés) en Nepal.

El representante de la federación nepalí para la protección de bosques, Nabaraj Dahal, pidió que las comunidades locales que intervienen en la gestión y conservación de los bosques puedan recibir financiación a través del programa REDD.

"Nos estamos quedando sin tiempo para actuar" en las montañas del Himalaya, señaló el representante del Gobierno de Bután, Tashi Jamtsho, que subrayó que en esa región asiática el impacto del cambio climático está ocurriendo a gran rapidez, por lo que pidió acciones rápidas.

Asimismo señaló que su país ya ha convocado una cumbre sobre el cambio climático y la situación del Himalaya, que se celebrará en Bután y en la que participarán Bangladesh, India y Nepal, en octubre de 2011, en el que presentarán un plan de adaptación para la región con un plazo de diez años.

Un informe de la ONU de 2009 sobre el impacto del cambio climático indicaba que el calentamiento global producido por los gases que causan el efecto invernadero podría derretir la mayoría de los glaciares himalayas hacia 2030, lo que afectaría a cientos de millones de personas que habitan en la región.

Según ese documento, de mantenerse el actual ritmo de calentamiento, los glaciares himalayos podrían reducir su tamaño desde los actuales 500.000 kilómetros cuadrados a 100.000 kilómetros cuadrados en veinte años.

Un estudio del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por su sigla en inglés) de 2009 indica que la cordillera del Himalaya representa para la comunidad científica un filón biológico de primer orden, pues en la última década se han detectado 353 nuevas especies animales y vegetales, así como fósiles milenarios.

En ese documento se indicaba que esa región, una de las más ricas en vida animal y vegetal de la Tierra y de la que aún se desconoce el alcance real de su patrimonio natural, sufre uno de los mayores impactos del cambio climático.

En esa ecorregión se incluyen la vertiente oriental del Himalaya, comprendida entre Bután y los estados indios nororientales (Arunachal Pradesh, Assam, Bengala septentrional y Sikkim), así como el norte de Birmania, Nepal y el Tíbet.

Desde 1998 a la actualidad los científicos han realizado grandes hallazgos, entre los que se incluyen dos especies de mamíferos, dos de aves, 16 de anfibios, otras tantas de reptiles y 14 de peces de agua dulce, señalaba ese informe del WWF, que alertaba también de del riesgo de desaparición de muchos de ellos.

En la actualidad, según esos datos, se calcula que en los Himalayas cohabitan unas 10.000 especies de plantas, 300 de mamíferos, casi un millar de aves, 176 de reptiles, 105 de anfibios y 269 de peces de ríos y lagos.

EFE