Las autoridades decidieron este viernes levantar el toque de queda en el área de Boston, pese a no haber encontrado aún al segundo sospechoso de los atentados del pasado lunes durante el maratón de la ciudad.

El gobernador de Massachusetts, Deval Patrick, anunció en una rueda de prensa que se levanta la orden que se dio a la población de que permaneciera en sus casas, pero pidió a los ciudadanos que continúen "vigilantes".

"No podemos continuar bloqueando una ciudad o un estado", dijo el coronel Timothy Alben, de la policía estatal, quien señaló que no tienen ninguna razón para pensar que el sospechoso haya abandonado el estado de Massachusetts.

Después de peinar una veintena de cuadras casa por casa, la policía no logró encontrar a Dzhokhar Tsarnaev, de 19 años, prófugo desde la pasada noche cuando la policía inició una persecución en la que murió el otro sospechoso, su hermano Tamerlan, de 26 años.

Alben indicó que hasta ahora no se ha realizado ninguna detención relacionada con el caso y comentó que la policía estatal hará turnos para reforzar la seguridad durante los próximos tres días.

"Todavía no hemos detenido al sospechoso, pero lo haremos", aseguró.

Las autoridades recordaron que se trata de un individuo "muy violento" y "peligroso" que puede ir armado.

EFE