El beato Juan Pablo II tiene en la ciudad de Czestochowa, al sur de Polonia, la estatua más alta del mundo hecha en su honor. Pesa 10 toneladas y mide 13,8 metros de alto.

“Es más grande que la que está en Chile, de 12 metros de altura”, explicó Leszek Lyson, autor del proyecto y propietario de un parque temático en las afueras de Czestochowa.

Según recoge Infobae.com, lo curioso es que la estatua del papa viajero, fallecido en el año 2005, se levanta en un parque de miniaturas donde hay reproducciones de arquitectura religiosa, en particular los santuarios de Lourdes, de Fátima y de Santiago de Compostela.

Karol Wojtyla, nació en Polonia, y es allí donde goza de un gran culto popular entro los católicos. Con fe aguardan la canonización del desaparecido sumo pontífice.