Por qué los niños se comen las uñas y los pellejitos de los dedos

La onicofagia no es una enfermedad ni un trastorno psicológico, es el mal hábito de comerse las uñas, y se da sobre todo durante la infancia y la adolescencia.
Morguefile-Gracey

Por lo general son niños y niñas que en una actitud aparentemente natural o en situación de estrés están mordiéndose las uñas o sacándose pellejitos de los dedos, al extremo de lastimarse seriamente.

Este mal hábito de comerse las uñas es conocido como onicofagia y se da sobre todo durante la infancia, inclusive en la adolescencia, y escasamente en la adultez, en circunstancias de miedo, apremio o estrés.

La onicofagia no está en el rubro de enfermedad o trastorno psicológico grave, es una manía compulsiva de llevarse involuntariamente los dedos a la boca. Es importante observar al niño, niña o adolescente la frecuencia con la que se come las uñas, pues podría ser un indicador de que algo no está bien.

¿Por qué ocurre esto? Puede ser por razones psicológicas, donde priman sentimientos de ansiedad, angustia, nerviosismo, estrés, frustración, aburrimiento, incertidumbre, entre otros. Pueden surgir también de la nada o como respuesta a un hecho traumático.

Muchas veces el temor a enfrentarse a situaciones difíciles en la escuela, la pérdida de un ser querido, circunstancias donde prima la violencia, humillaciones o alguna tragedia familiar, pueden ser el origen de este comportamiento. La timidez y baja autoestima pueden conducir a la onicofagia.

Algunos padres y madres se preocupan al punto de emplear diversas fórmulas como aplicarles en los dedos ungüentos ácidos o picantes para evitar que sus hijos e hijas se sigan mordiendo las uñas; otros les amenazan o simplemente les aplican severos castigos; sin indagar por qué los niños tienen ese comportamiento.

¿Cómo prevenirlo? En algunos casos, los niños tienden a imitar lo que ven, por ello es importante que los adultos den el buen ejemplo evitando comerse las uñas delante de ellos.

A los niños y niñas es bueno explicarles las consecuencias que puede traer la onicofagia, que eso les puede deformar los dedos y los dientes, y causar laceraciones en los dedos. Comunicarse con sus hijos, conversar con ellos a fin de indagar por qué lo hacen y acudir a un profesional ayudará a controlar y erradicar este mal hábito en ellos.

********************************************
Si quiere que su niño o niña participe con su testimonio en "El porqué de los niños y de las niñas" puede llamarnos al (01) 215-0200, anexo 2434 de lunes a viernes de 3:00 a 5:00 de la tarde. También escribirnos a confidencias@gruporpp.com.pe y dejarnos su teléfono para contactarles.
**********************************************
Para participar del programa en vivo puede llamar al 212-7165, 212-4100 y la línea para el interior del país (totalmente gratuita) el 0800-13140, también lo podrá hacer a través del Facebook ConfidenciasenRPP.
***********************************************
Confidencias, con Lupe Maestre y Ricarte Cortez, de lunes a viernes a partir de las 11:30 de la mañana, solo por RPP Noticias.
***********************************************
Producción y redacción de textos: Amelia Villanueva Ramirez