Las autoridades libias reconocieron hoy que las investigaciones sobre el asalto al consulado estadounidense de Bengasi anteayer, en el que murieron cuatro funcionarios norteamericanos, entre ellos el embajador, Christopher Stevens, han conducido a la detención de los primeros sospechosos.

El viceministro de Interior para el Oriente de Libia, Wanis al Sharf, aseguró hoy que se había procedido a la detención de "algunas personas sospechosas de estar vinculadas con la agresión al consulado de Bengasi" por un grupo de extremistas que se concentraron frente a la misión diplomática para protestar por una película que se burlaba del islam y de Mahoma.

En unas declaraciones a la agencia de noticias libia, WAL, Al Sharf, que no identificó a los detenidos ni aclaró de cuántos se trataba, agregó que los sospechosos están siendo interrogados para valorar su posible implicación en lo ocurrido.

Las autoridades han mostrado su intención de llevar con discreción las investigaciones sobre el doble ataque al consulado de EEUU para evitar que su marcha se vea afectada, como aseguró hoy a Efe el portavoz del Parlamento libio, Omar Hamedan.

"No se ahonda en los detalles de la investigación para evitar que no se vea afectado el avance de las investigaciones", dijo Hamedan, que recordó que las pesquisas comenzaron el miércoles, tras los sucesos.

La noche del martes al miércoles, un grupo de hombres asaltaron y prendieron fuego a la legación diplomática de EEUU en Bengasi, la segunda ciudad del país, en protesta una la película norteamericana que se burla de Mahoma. En el asalto falleció el embajador Christopher Stevens y un funcionario.

EFE