RPP/Radio Capital/Jorge Ch

Esta mañana reabrieron sus puertas al público los cementerios El Ángel y Presbítero Maestro luego de realizarse en ambos camposantos trabajos de fumigación y limpieza para evitar la presencia del zancudo que transmite el dengue.

Tal como lo dispuso la Municipalidad de Lima, las puertas de ambos cementerios se abrieron a las 11.00 horas.

La clausura se decidió tras la recomendación sanitaria del Ministerio de Salud, institución que alertó sobre el peligro de rebrote de dengue en dichos establecimiento situados en Barrios Altos, Cercado de Lima.

Durante el tiempo que ambos camposantos permanecieron cerrados, el municipio capitalino retiró jardineras, floreros y recipientes que pudieran contener agua estancada. Asimismo, se dispuso de una fumigación general los terrenos.

Si bien la amenaza de rebrote fue levantada, las Sociedad de Beneficencia de Lima Metropolitana, administradora de ambos recintos, exhortó a la gente a no colocar flores dentro de recipientes con agua, pues agravarían nuevamente la situación.

Por la mañana se pudo comprobar sin embargo que algunas personas que asistieron a honrar a sus familiares fallecidos con ocasión de celebrarse el Día de la Madre, desoyeron esta recomendación al colocar floreros con agua al pie de las lápidas de las tumbas.

ANDINA