EFE

El Ejército Libre Sirio (ELS), de tendencia moderada, aseguró hoy que no cesará los combates contra los milicianos del Estado Islámico de Irak y de Siria, vinculado a Al Qaeda, hasta expulsarlos del país.

En declaraciones a Efe por internet, el portavoz del ELS, coronel Qasem Saadedin, señaló que la ofensiva contra los yihadistas venía gestándose desde hacía tiempo y que los últimos choques con los extremistas, iniciados el viernes pasado, no han surgido de forma espontánea.

"El Estado Islámico ha traspasado todas las líneas rojas torturando, violando y secuestrando al pueblo sirio", explicó el portavoz insurgente.

Saadedin afirmó que la operación se lleva a cabo en cooperación con el Frente Islámico, la mayor alianza islamista rebelde en Siria, que no incluye ni al Estado Islámico ni al Frente al Nusra, ambos relacionados con Al Qaeda.

Aun así, el cabecilla del ELS precisó que la ofensiva es solo contra el Estado Islámico y no contra el Frente al Nusra, que "no ha cometido hasta ahora violaciones contra el pueblo sirio".

Saadedin agregó que unos 50.000 combatientes de distintas facciones se enfrentan actualmente sobre el terreno a los yihadistas, que, según sus propios cálculos, cuentan con 7.000 milicianos.

Desde el viernes pasado se han recrudecido los choques en distintas partes del norte de Siria entre insurgentes de distintos grupos y los extremistas.

Al menos 93 personas fallecieron en los combates de ayer entre el Estado Islámico y miembros de otros grupos en las provincias de Hama, Alepo, Idleb y Al Raqa, según el último recuento del Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Rebeldes islamistas arrebataron hoy a los radicales el control de tres poblaciones en la provincia de Alepo y tienen rodeada la sede principal del Estado Islámico en la ciudad de Al Raqa, bastión de los yihadistas.

EFE