Foto: Referencial

Rusia calificó hoy de "contraproducente" para la resolución del conflicto sirio la expulsión de los embajadores de Damasco de la mayoría de los países occidentales como protesta por la matanza de Hula.

"En el contexto de los esfuerzos internacionales para la resolución pacífica del conflicto sirio (...) la expulsión de los embajadores sirios de los principales países occidentales nos parece un paso contraproducente", manifestó el portavoz del Ministerio ruso de Asuntos Exteriores, Alexandr Lukashévich.

Moscú entiende que Occidente quema los puentes y cierra "canales de vital importancia para intercambiar opiniones e influir de manera constructiva en el Gobierno sirio para llevarlo por la senda del cumplimiento del plan de Kofi Annan", enviado especial de la ONU para Siria.

"No quieren escuchar a Damasco, y esto, desde nuestro punto de vista, hace un flaco favor" a la resolución del conflicto sirio, lamentó el diplomático ruso en una nota publicada en la web oficial de la cancillería rusa.

Rusia, en palabras de Lukashévich, sí hace "todo lo posible para rebajar el grado de confrontación entre las partes sirias, y mantiene para ello contactos intensos no sólo con el Gobierno sirio, sino también con distintos grupos de oposición".

La expulsiones de los embajadores sirios ya han sido anunciadas por Francia, España, Alemania, Japón, Canadá, Bélgica, Holanda, Japón, Suiza, Bulgaria y Reino Unido, mientras que Australia y Turquía han expulsado de su territorio a las misiones diplomáticas de Damasco al completo.

EFE