El sacerdote español Miguel Pajares, que llegó hoy a Madrid afectado por el virus del ébola procedente de Liberia, presenta una "situación clínica estable", según el primer informe médico facilitado tras su llegada al Hospital.

Pajares, que llegó al centro hospitalario "un poco desorientado", está estable y febril, respira espontáneamente y no tiene hemorragias, uno de los principales riesgos de contagio, según el informe sanitario facilitado hoy por responsables de Sanidad de Madrid en rueda de prensa.

El sacerdote, junto a la religiosa Juliana Bohi, que no está contagiada, está ingresado en el Hospital Carlos III, un centro de referencia en enfermedades infecciosas y tropicales, especializado en medicina tropical desde principios del siglo pasado.

A los dos religiosos, que están aislados, se les están practicando las pruebas para confirmar que efectivamente el primero está afectado por el virus del Ébola y la religiosa no, ya que no presenta síntomas.

Lo que sí está confirmado es que la religiosa tiene fiebres tifoideas de las que será tratada y, si los resultados del ébola vuelven a dar negativos, le darían el alta de forma inmediata, según los responsables sanitarios de Madrid.

El jefe de medicina Intensiva de La Paz-Carlos III, Abelardo García, informó hoy de que los dos pacientes se encuentran completamente aislados.

EFE