Referencial/AFP

Un grupo de hombres armados secuestró a un arzobispo en Nigeria, el segundo en la jerarquía de la Iglesia Anglicana en el país africano, sin que días después haya reclamado el pago de un rescate para su liberación, informaron este martes a Efe fuentes policiales.

El secuestro del decano de la Iglesia Anglicana de Nigeria, Ignatius Kattey, se produjo el pasado viernes en el estado nigeriano de Rivers, situado en el sur del país y rico en petróleo.

"En estos momentos, los detectives y nuestra unidad antisecuestros trabajan en el caso. Han comenzado una búsqueda intensa para liberar al obispo ileso", dijo a Efe la portavoz de la Policía en Port Harcourt, Angela Agabe.

Por el momento, sin embargo, "ningún grupo se ha atribuido la responsabilidad del secuestro ni se ha hecho ninguna petición de rescate", precisó.

Kattey, que es también el obispo de la provincia del Delta del Níger, fue secuestrado junto a su esposa cuando viajaban desde Eleme hacia Port Harcourt, capital del estado de Rivers, a unos 20 kilómetros de distancia.

La mujer del arzobispo fue liberada más tarde en la persecución policial, pero el clérigo fue trasladado a un lugar desconocido, relató la portavoz policial.

Ayer, un grupo de jóvenes protagonizó una protesta en Eleme, donde cortó durante una hora la carretera que conecta esta localidad con la refinería de Port Harcourt y el puerto marítimo de Onne.

Los secuestros para pedir rescate son frecuentes en la región petrolera del Delta del Níger, pese a la amnistía ofrecida en 2009 a los grupos armados de la zona por el Gobierno nigeriano.

La mayoría de los secuestrados suelen ser liberados ilesos, sobre todo mediante el pago de un rescate pactado, aunque en ocasiones son rescatados por agencias de seguridad.

EFE