Foto: EFE (referencial)

 

El Senado de EE.UU. aprobó por 65 votos a favor y 31 en contra la revocación de una ley de 1993 que prohíbe a los soldados abiertamente homosexuales prestar servicio en las Fuerzas Armadas del país.

El respaldo de la Cámara alta llega sólo unos días después del apoyo de la Cámara de Representantes a la medida y allana el camino para que el presidente Barack Obama promulgue la ley antes de finales de este mismo año.

Obama prometió durante su campaña presidencial que lucharía para revocar la ley conocida como "Don"t Ask, Don"t Tell" (DADT, "No preguntes, no cuentes") aprobada durante la presidencia de Bill Clinton y que llevó a la expulsión de 13.500 miembros de las Fuerzas Armadas por su carácter abiertamente homosexual.

La ley permite a las personas de tendencia gay ser miembros de las Fuerzas Armadas siempre que no divulguen su orientación sexual, lo que en su día se consideró como un "término medio" entre la propuesta de Clinton que quería levantar la prohibición y quienes consideraban perjudicial que los homosexuales formaran parte de las Fuerzas Armadas.

La campaña de los demócratas a favor de la iniciativa se intensificó tras la publicación el 30 de noviembre pasado de un estudio elaborado por el Pentágono que concluye que la derogación de la ley no afectará la eficiencia de las Fuerzas Armadas.

El estudio concluyó que el 70 por ciento de los militares creen que el impacto de la revocación de la ley sería "positivo, mixto o inexistente". EFE