EFE

Al menos 60 chiíes, la mayoría milicianos leales al régimen de Bachar al Asad, han muerto en choques contra los rebeldes en un pueblo en la provincia de Deir al Zur, en el noreste de Siria, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

El grupo explicó que los enfrentamientos se desencadenaron ayer en el pueblo de Hatla, donde hay una minoría chií, después de que combatientes progubernamentales del mismo credo atacaran el lunes por la noche una posición rebelde cercana y causaran la muerte de dos insurgentes y heridas a ocho.

Durante los choques, los insurgentes se hicieron con el control de la localidad y mataron a 60 de sus habitantes, la mayoría milicianos prorrégimen. También, 10 opositores armados perdieron la vida en esos combates.

Algunos civiles de Hatla se han desplazado a otras localidades próximas para huir de los enfrentamientos y bombardeos.

El Observatorio destacó que, según las informaciones que le han transmitido activistas, las autoridades han armado en las últimas semanas a cientos de ciudadanos chiíes en la provincia de Deir al Zur.

El presidente sirio, Bachar al Asad, es alauí (corriente chií) y cuenta como aliados al régimen de Irán y al grupo chií libanés Hizbulá.

Estos sucesos no han podido ser verificados de forma independiente debido a las restricciones impuestas por las autoridades sirias a los periodistas para trabajar.

EFE