EFE

La presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, propuso este lunes a Corea del Norte permitir videoconferencias e intercambios de cartas entre familiares separados por la guerra, semanas después de la celebración de un histórico reencuentro entre parientes de ambos países.

Durante una reunión de Gabinete, Park ordenó al Ministerio de Unificación de Seúl y a la Cruz Roja "mantener conversaciones con Corea del Norte para realizar intercambios de cartas y reuniones por videoconferencia", según sus declaraciones facilitadas por la Casa Presidencial.

La jefa de Estado argumentó que "muchas personas no pueden esperar más", ya que la mayoría de los familiares separados por la Guerra de Corea (1950-53) tienen hoy más de 80 años, y muchos de ellos han fallecido ya, sin poder ver a sus seres queridos del otro lado de la frontera.

Según los cálculos de Seúl, al menos 6.000 personas de cada lado deben tomar contacto con sus parientes para que todos los solicitantes, que quedan a día de hoy, puedan ver a sus allegados al menos una vez antes de morir.

Varios centenares de coreanos de Norte y Sur pudieron reencontrarse durante unos días, del 20 al 25 de febrero, en la decimonovena reunión de familias divididas desde 1985, y la primera en tres años.

Sin embargo, son casi 130.000 los surcoreanos que han solicitado participar en los eventos en las últimas tres décadas.

De ellos solo están vivos, a día de hoy, unos 71.000 y ocho de cada diez tienen más de 70 años, según datos del Ministerio de Unificación.

Las dos Coreas han iniciado una etapa de aparente entendimiento tras años de tensión, y se han comprometido a seguir negociando para estrechar sus lazos y abrir una era de paz permanente.

No obstante, algunos expertos se muestran escépticos sobre la acogida norcoreana a la nueva propuesta de Park, ya que creen que el régimen de Kim Jong-un prefiere utilizar los encuentros de familias divididas para obtener rentas políticas, concesiones económicas o partidas de ayuda humanitaria.

Norte y Sur todavía permanecen técnicamente enfrentados debido a que la Guerra de Corea (1950-53) finalizó con un armisticio nunca reemplazado hasta hoy por un tratado de paz definitivo.

EFE