Los síntomas que presenta un niño con un nivel de inteligencia superior a 100 se confunde con la hiperactividad y con la falta de atención.

Según la psicológa y presidenta de "El Mundo del Superdotado", Carmen Sanz, siempre llegan nuevos casos todas las semanas y en la mayoría de ellos el diagnóstico se confirma.

A partir de los cinco años es cuando realmente se puede hablar de un diagnóstico real. Un superdotado va a ser siempre un superdotado.