Sentados en una de las terrazas casi vacías del puerto turístico de Kantaui, en Susa, Jan y Annie, una pareja de holandeses, explican porqué han decidido quedarse y no abandonar Túnez, como los cerca de 2.500 visitantes que han salido en las últimas horas a causa del brutal atentado del viernes.

"Eso significaría que los terroristas han ganado. Que han logrado lo que buscaban, hacernos vivir bajo el miedo. Hoy teníamos planeado venir a este puerto y es lo que hemos hecho", explica a Efe Annie, que, como su marido, prefiere no revelar su apellido.

Ambos fueron testigos directos de la masacre, que Jan conserva en su teléfono. Estaban en la playa aledaña al hotel "Marhaba Imperial", de la cadena española RIU, cuando los dos yihadistas sacaron sus armas y abrieron fuego a discreción contra los turistas que disfrutaban del sol en la arena.

"Sí, claro que hemos tenido miedo. Muchos se han quedado en las habitaciones y las compañías nos han ofrecido marchar, pero nuestras vacaciones acaban el domingo y queremos agotarlas", insiste.

Esa era anoche también la intención de Margaret, una londinense que esta mañana arrastraba una maleta en uno de los hoteles vecinos a la playa de la matanza.

"Mi hija me ha insistido. Está muy asustada. Me apena marcharme porque así los terroristas ganan", considera.

El Reino Unido es uno de los países más afectados por una masacre que ha conmocionado a Túnez y sacudido, de nuevo, su exitosa transición política y su endeble y vulnerable economía.

Una decena de los cerca de quince cadáveres ya plenamente identificados pertenecen a ciudadanos británicos.

Entre los 39 muertos del atentado también hay belgas, checos, polacos, alemanes y franceses.

El ataque, el segundo desde que el pasado 18 de marzo otros dos yihadistas matarán a 24 personas -22 de ellas turistas extranjeros- en el museo de El Bardo de la capital, supone un golpe de gracia para la industria del turismo en Túnez, país que recibe unos 6 millones de visitantes anuales.

Y es que, si el atentado de El Bardo acabó con uno de los dos pilares del sector turístico en Túnez, el de los cruceros por el Mediterráneo que tenían en el país norteafricano una de las paradas más atractivas, el ataque del viernes afecta al turismo de sol y playa, el de los grandes hoteles-spa, segundo sostén del sector que apenas ha desarrollado fórmulas alternativas.

"El golpe al sector turístico ha sido total. Las anulaciones han comenzado en Europa desde el mismo momento en que se tuvo noticia del ataque. La temporada alta ha acabado antes de empezar", explica a Efe el empresario Julián Martín, con diez años de experiencia en la dirección de hoteles españoles en Túnez.

"Este sector emplea directamente a un millón de personas, un 10 por ciento de la población total. Ahora demorará en los pagos a los bancos y proveedores, muchos tendrán que despedir o dejar de contratar personal temporal", añade.

A este respecto, Martín insiste que el impacto real de un ataque que "afecta a sectores en cadena de una economía que ya estaba en crisis" se conocerá cuando empiecen las vacaciones para los vecinos argelinos, que normalmente viajan en masa a Túnez.

EFE