Vecinos denuncian el deterioro de sus viviendas. | Fuente: RPP

Vecinos de la zona Primero de Mayo, ubicada en el distrito de Cercado de Lima, denuncian que al menos 100 viviendas han resultado afectadas con rajaduras en techos y paredes a causa de las fuertes vibraciones que genera la construcción de la obra Línea Amarilla, autorizada por la Municipalidad de Lima.

Si bien por un lado se puede apreciar este trabajo con grandes avances y que promete unir varios distritos de Lima y Callao, a la espalda hay cientos de viviendas que están sufriendo los estragos de las construcciones. Entre los vecinos afectados, se encuentra la señora Maximiliana Calderón, quien indicó a RPP Noticias que hasta el momento ningún representante de la empresa toma acciones.

“Mi puerta ya no cierra (…) Hay rajaduras por el movimiento de cuando se tumbaron los edificios y ahora mi casa está destruida. Mi casa es antigua, no voy a decir que es nueva, pero con todos los tráileres que vinieron a tumbar esto han hecho”, señaló.

Calderón aseguró que ingenieros de la obra se apersonaron hasta las viviendas, pero aún no solucionan los destrozos causados. “Vinieron y nos dijeron que luego lo iban a arreglar”, comentó.

Costo de obra

La Municipalidad de Lima y la empresa brasileña OAS suscribieron el contrato para la construcción de la nueva vía expresa de 9 kilómetros de longitud que unirá el centro histórico de Lima y el Callao en 2009. Además, tres kilómetros del tramo pasará por debajo del río Rímac. La inversión de este proyecto es de más de 600 millones de dólares. 

En 2016, la concesionaria de la Línea Amarilla, Lamsac, pasó a manos de la empresa francesa Vinci tras ser adquirida por un costo de US$ 1,430 millones.