El rescate de los 72 rehenes de la embajada en la operación Chavín de Huantar marcó un antes y un después en la historia del Ejército de nuestro país. | Fuente: RPP

Para el General del Ejército, César Astudillo el 22 de abril representa una fecha de sentimientos encontrados. No solo liberaron a los rehenes que los terroristas del MRTA tuvieron en la residencia del embajador de Japón, sino que también queda presente el recuerdo de sus compañeros con los que defendió la paz en nuestro país.

RPP Noticias conversó con los testigos de la historia, rehenes y comandos que participaron de Chavín de Huantar. La operación fue una de las más exitosas de la historia militar de nuestro país y del mundo.

El papel de los rehenes. Según contó el Vicealmirante en retiro Luis Giampietri, la experiencia fue una de las más impactantes que ha vivido. “Los terroristas tenían todo planeado, en cada habitación tenían grupos de posibles blancos a eliminar en caso ocurriera un ataque a la embajada”.

Pese a esto, los rehenes nunca perdieron la determinación y cuando llegó el momento actuaron con valentía para facilitar el ingreso de los comandos al rescate. Giampietri recordó que repetir la palabra clave para el inicio de la operación “'Mary está enferma, Mary está enferma. Preparo la puerta. Suerte”.

Rescate del Canciller. Cuando comenzaron las explosiones el Ministro de Relaciones Exteriores, Francisco Tudela, supo que era su oportunidad. Su captor se distrajo y pudo salir corriendo hacia la terraza por donde ingresaban los comandos del Ejército Peruano.

El terrorista notó que su rehén no estaba y salió a buscarlo. “Me lanzó una granada de mano que me dejó 60 esquirlas en el cuerpo y luego me disparó tres veces”.

Tudela recordó que cuando llegó al final de la terraza, ya herido de bala en la pierna, vio a un comando que le hizo señas para que se acerque. El canciller no le hizo caso y le dijo que se encargara de sacar a los rehenes. Ese comando era Juan Valer, que tenía la misión de sacarlo con vida de la residencia.

Sacrificio de los comandos. Valer no fue el único comando que falleció durante la operación. El teniente de Infantería Raúl Jiménez se sacrificó durante la incursión de un grupo de comandos al segundo piso de la residencia.

El Coronel del Ejército Alfredo Takacs, que participó de la operación, contó que cuando Jiménez llegó a uno de los pasadizos superiores de la embajada, sufrió una herida mortal en la nuca. El comando buscaba ingresar a la habitación donde también fue herido el magistrado Carlos Giusti Acuña, que poco después murió.

Takacs recordó que la mayoría de miembros del comando que participaron del rescate, recién empezaba sus familias y tenía hijos menores o esposas embarazadas. “Yo tenía mi esposa embarazada, pero no le pude decir nada. Se enteró de la operación por la televisión. Nosotros no podíamos permitir que los terroristas impongan sus condiciones y pongan al país de rodillas, lo que hicimos lo hicimos por todos nuestros familiares y por todo el Perú”.

Operación
En total se programaron 4 explosiones para iniciar la operación de rescate, sin embargo solo se dieron tres. El primer detonador falló. | Fuente: RPP
Terroristas
Los 14 terroristas MRTA liderados por Néstor Cerpa Cartolini fueron abatidos durante la operación. | Fuente: La Mula
Comandos
De la operación participaron 12 comandos del Ejército Peruano. | Fuente: La República