En ruinas y bajo escombros lucen varios barrios al sur de Oklahoma, en Estados Unidos, luego del paso de un devastador tornado categoría EF4 por la ciudad.

Edificios y vehículos han quedado destrozados tras el paso del tornado que llevaba vientos de más de 300 kilómetros por hora y que pudo arrasar, en unos 40 minutos, un área de 32 kilómetros.

Los damnificados han vuelto para recuperar algunos objetos entre los escombros de sus viviendas destruidas.

Las imágenes captadas muestran la con casas y escuelas seriamente dañadas, mientras los equipos de emergencia continúan en la búsqueda de supervivientes y a posibles víctimas.