Al menos 23 personas murieron hoy en varios bombardeos de la coalición árabe en la capital de Yemen, Saná, y la provincia de Saada (norte), así como en un atentado con coche bomba en Al Hodeida (oeste), informaron medios de información nacionales y testigos.

La agencia de noticias yemení, Saba, controlada por el movimiento chií de los hutíes, explicó que tres mujeres y un niño perdieron la vida, y otros doce menores resultaron heridos en un bombardeo aéreo contra dos viviendas en el barrio Al Yraf, ubicado en Saná.

Asimismo, en la zona de Beit al Faqih, en la provincia costera de Al Hodeida, diez personas perecieron, entre ellas rebeldes hutíes, en un ataque aéreo contra el departamento de la seguridad y otro contra un edificio residencial.

Asimismo, en Al Hodeida, otros ocho hutíes murieron en un atentado con coche bomba en la sede de la biblioteca central de la ciudad, según informaron fuentes del movimiento chií, que apuntaron a la organización terrorista Al Qaeda como posible responsable.

Por último, una mujer falleció en un bombardeo en una aldea de la zona de Bani Bahr, ubicada en la provincia de Saada, al noroeste de la capital yemení, y principal feudo de los hutíes.

La coalición árabe, encabezada por Arabia saudí, inició los ataques aéreos en Yemen el 26 de marzo pasado contra las posiciones de los rebeldes chiíes, con el objetivo de devolver al poder al presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, exiliado en Arabia Saudí.

EFE