El zoológico Al Bisan en la Franja de Gaza se encuentra atravesando una preocupante situación.

Desde hace varias semanas, los animales que viven en el lugar conviven con otros que ya murieron por los fuertes bombardeos en la zona.

La ofensiva israelí en el territorio palestino ha dejado decenas de animales muertos, tanto por el humo como por los fuertes sonidos y los escombros del lugar.

Por ejemplo, unos leones todavía vivos pero aturdidos buscan un poco de sombra en su parcela. Cerca de allí, los esqueletos de dos monos se pudren en la hierba.

De igual manera, un pelícano acosado por las moscas se acurruca en la esquina de otra parcela vallada que comparte con un pato y un pequeño cocodrilo, inmóvil pero vivo, tumbado en unos pocos centímetros de agua estancada.

En otra parte, un babuino apático convive con el cadáver disecado de un compañero.

Ante esta terrible situación, dos leones y otros muchos animales tuvieron que ser importados debido al peligro que hay en la zona.

Como tanto otros lugares, el zoológico y el pueblo turístico de Al Bisan en el que se encuentra, en el norte de la ciudad de Gaza, han sufrido las desgracias de la guerra.