Kirkpinar: Luchadores del aceite en el oeste de Turquía

Kirkpinar es la tradición con más de 650 años en Turquía, donde los hombres que usan pantalones de cuero son bañados en aceite de oliva antes de luchar cuerpo a cuerpo a manera de competencia.

Se trata de una lucha tradicional y deporte nacional turco. Es comúnmente conocida como lucha en aceite (a veces como lucha en grasa) porque los luchadores se impregnan ellos mismos con aceite de oliva.

El deporte de la lucha en aceite data del 2650 A.C. en Egipto y Asiria. En el Imperio otomano, los luchadores aprendían este arte en escuelas especiales llamadas tekke, que no eran centros simplemente atléticos, sino también centros espirituales, similares a los que asisten los luchadores japoneses del sumo, donde se les enseña que el hombre no es sólo materia, sino también espíritu.

Porque la competición sin la armonía de la materia y del espíritu es perjudicial para desarrollo del buen carácter, los luchadores embadurnan de aceite al contrario antes del combate como demostración de equilibrio y respecto mutuo.

La lucha engrasada fue introducida a los turcos por sus vecinos iraníes, que la llaman Pahlavani, que igualmente la recibieron de la India, en donde es conocida por muchos nombres, incluyendo Pehalwani.

Los combates son disputados por todas partes de Turquía durante todo el año, pero al comienzo del verano los luchadores se reúnen en Kirkpinar para disputar el torneo anual de lucha de tres días de duración para determinar quién será el baspehlivan (principal héroe) de Turquía.

Cada año, alrededor 1000 luchadores asisten a este torneo. Los cronistas y los escritores otomanos atestiguan que los juegos de Kirkpinar se han llevado a cabo cada año desde 1362, convirtiéndose en la competición más antigua del mundo que se celebra sin interrupción.

Kirkpinar, en las cercanías de Edirne (la segunda capital del imperio otomano hasta la caída de Constantinopla en 1453), fue una vez el lugar donde se encontraba el palacio de caza de verano del sultán otomano.