El legendario Muhammad Ali volvió a Las Vegas y de nuevo como el gran protagonista al que el mundo de los famosos, hombres de negocios y hasta el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, le quisieron rendir homenaje en la celebración de su 70 cumpleaños.

La reunión que tuvo como fin recaudar fondos para actos benéficos fue un éxito completo y, por ejemplo, los guantes que utilizó Ali para hacer su primera defensa del título de campeón del mundo, en Las Vegas, fueron subastados por más de un millón de dólares y fueron adquiridos por el empresario de hoteles y casinos Lorenzo Fertitta.

Los organizadores de la cena de gala benéfica y la subasta celebrada la pasada noche en el hotel MGM Grand nunca pensaron que podían conseguir 1,1 millón de dólares por los guantes que Ali se puso para derrotar en 1965 a Floyd Patterson.

Ali, que sufre la enfermedad de Parkinson desde hace 30 años, recibió el homenaje de más de 2.000 personas, incluidos decenas de famosos, que pagaron por el cubierto a partir de 1.500 dólares y entre los que se encontraban David Beckham, Anthony Hopkins y Manny Pacquiao, entre otros.

También, estuvieron en la cena la modelo Cindy Crawford, y el cantante Samuel L. Jackson, que le dedicó una versión de "Stand By Me" al boxeador, en la gala que duró cinco horas.

Obama, el primer presidente afroamericano en la historia de Estados Unidos, definió a Ali como un "icono".

"Feliz cumpleaños, campeón", dijo Obama a Ali a través de un mensaje de vídeo grabado. "Como peleador y fuera del cuadrilátero siempre fuiste espectacular y motivo de inspiración para todo el mundo, algo que continúas haciendo", subrayó el mandatario al referirse a Ali, que el pasado mes cumplió 70 años.