El fantasma de lo ocurrido en el cuarto día de competencia con el español Rafael Nadal se apareció en la pista central de Wimbledon, ya que el suizo Roger Federer, número tres del mundo, como al serbio Novak Djokovic, número uno sufrieron más de la cuenta para ganar su encuentros.

Federer estuvo a punto de correr la misma suerte que el español, eliminado por un jugador apenas conocido, y se vio empujado por el francés Julien Benneteau hasta el borde del abismo que habría supuesto para él caer en una tercera ronda de Grand Slam, algo que no le ocurre desde que tenía 23 años (2004 en Roland Garros).

Novak Djokovic no se libró de los sobresaltos que deparó este año la tercera ronda de Wimbledon y, en un descuido, vio como el checo Radek Stepanek le superaba al resto para anotarse el primer set (6-4).

Al contrario que a Nadal y Federer, el susto le sirvió al serbio para mejorar su concentración y salir en la segunda manga conjurado para frenar en seco el avance de su rival, 27 de la ATP. La reacción fue fulminante, y los tres siguientes sets fueron para Djokovic sin más discusiones (4-6, 6-2, 6-2 y 6-2).

En el cuadro femenino, la rusa María Sharapova, primera cabeza de serie, no dio cabida a las sorpresas en su duelo frente a la taiwanesa Su-Wei Hsieh, y se impuso por 6-1 y 6-4 en una hora y 21 minutos.

Tampoco falló la polaca Agnieszka Radwanska, cabeza de serie número tres en Wimbledon, que derrotó a la británica Heather Watson por 6-0 y 6-2 en 58 minutos.

EFE