Acusados de espionaje pueden declararse culpables y ser deportados

Según CNN, los "sospechosos podrían declararse culpables". Sin embargo, el abogado de Vicky Peláez indica que su patrocinada mantiene su declaración de inocencia.
Foto: EFE
Los diez sospechosos detenidos por espiar en Estados Unidos a favor de Rusia pueden declararse hoy culpables de los cargos imputados, y hasta ser deportados este mismo jueves, informó la cadena de televisión CNN.

Los sospechosos, entre los que figuran la periodista de origen peruano Vicky Peláez, deben comparecer hoy ante un tribunal federal en Manhattan en donde está previsto que se les lean las acusaciones en su contra que, según la fiscalía y por el momento, son de blanqueo de capitales, conspiración y no haber comunicado al Departamento de Justicia estar en este país como agente extranjero.

Según la cadena de televisión, que cita fuentes cercanas al caso, los "sospechosos podrían declararse culpables" en esa vista y el caso quedaría resuelto en breve.

Sin embargo, el abogado de una de las acusadas, la hispana Peláez, ha mantenido en los últimos días que su cliente se consideraba inocente de las acusaciones de EE.UU., y tiene todavía pendiente que un juez revise mañana si se le concede o no finalmente la libertad bajo fianza de 250.000 dólares.

La nueva audiencia prevista para hoy de este caso que recuerda a episodios similares de la época de la Guerra Fría y a la rivalidad entre EE.UU. y la antigua Unión Soviética, coincide con las informaciones de que Washington y Moscú podrían proceder a un inminente canje de espías.

Ese intercambio habría sido acordado en las últimas horas en Washington por el subsecretario para Asuntos Políticos del Departamento de Estado y ex embajador de EE.UU. en Moscú, William Burns, y el embajador ruso, Serguéi Kislyak.

Ante la corte federal neoyorquina comparecerán los cinco detenidos en el área de Nueva York y Nueva Jersey, entre los que están Peláez y su esposo, cuya identidad se desconoce pero se hacía llamar Juan Lázaro, así como de los detenidos en Boston (Massachusetts) y Alexandria (Virginia).

La fiscalía de EE.UU. decidió el miércoles trasladar a Nueva York los detenidos en esos dos últimos estados y unificar el procedimiento bajo un tribunal federal único.

Además de Peláez y Juan Lázaro, los otros detenidos son la rusa Anna Chapman, de 28 años, así como el matrimonio conocido como Cynthia y Richard Murphy, Mikhail Kutsik (conocido como Michael Zottoli), Natalia Pereverzeva (conocida como Patricia Mills) y Mikhail Semenko, así como las personas bajo la identidad de Tracey Lee Ann Foley y Donald Howard Heathfield.

El undécimo acusado, Chris Metsos, de 54 años, y que utilizaba un pasaporte canadiense está en paradero desconocido después de haber sido detenido en Chipre y puesto en libertad bajo fianza.

De todos ellos, Mikhail Kutsik o Michael Zottoli y Natalia Pereverzeva o Patricia Mills, han admitido que son ciudadanos rusos, mientras que Lázaro, que trabajaba como profesor universitario y decía ser de origen peruano y nacido en Uruguay, ha admitido que era un espía y que no era de ese país suramericano, pero todavía se desconoce si ha revelado su verdadera identidad.

En cuanto a Peláez, la Fiscalía federal pidió el miércoles a la jueza Kimba Wood que no permitiera su salida en libertad bajo fianza y la periodista tendrá que acudir a una nueva vista el viernes en la que la magistrada deberá decidir si le vuelve a otorgar esa posibilidad o bien la descarta.

"La Fiscalía considera que la puesta en libertad bajo fianza de Peláez supone un riesgo sustancial de fuga", señaló el subsecretario de Justicia de EE.UU., Michael Farbiarz, quien aseguró un aplazamiento de la salida de la peruana era "necesario para evitar un daño irreparable".

Los abogados de Peláez depositaron el miércoles los 10.000 dólares en efectivo necesarios como pago mínimo de la fianza y presentaron las tres firmas necesarias como aval del resto.

Entre los medios estadounidenses ha comenzado a circular posibles listas con los nombres de agentes de EE.UU. detenidos en Rusia y que serían canjeados por los acusados en los tribunales neoyorquinos.

Entre ellos figura el científico ruso Igor Sutiaguin, encarcelado en 1999 por espiar en favor del Reino Unido y EE.UU., y procesado en 2004, y que ya habría llegado a Austria para que el canje pueda realizarse, según indicó en Viena un activista de los derechos humanos Ernst Chiorni.

Según dijo a la prensa rusa la abogada de Sutiaguin, Anna Stavitskaya, "el padre de Igor recibió una llamada en la que le decían que su hijo iba a tomar un avión con destino a Viena".

Además, CNN señaló que Svetlana Sutiaguin, la madre del científico, le confirmó que su hijo saldría de la cárcel y sería enviado el jueves a Londres vía Viena, y que en esa lista de agentes a canjear estaría también un ex militar de los servicios de inteligencia rusos llamado Sergei Skripal. EFE