Foto Airbus military
El director general de Airbus Military, Domingo Ureña, consideró hoy que el pasado año esta división habría tenido un resultado positivo si no fuera por las provisiones del programa del avión de transporte militar A400M.

El resto de los productos de Airbus Military "son rentables" y "espero que el A400M también lo será", subrayó Ureña en un acto organizado en París por la Asociación de Periodistas de Aeronáutica y del Espacio (AJPAE).

Reconoció que pese a la renegociación al alza del presupuesto para el A400M suscrita el pasado día 5, por la que los siete países implicados en su lanzamiento tendrán que poner 3.500 millones de euros más de los 20.000 millones acordados en el contrato inicial en 2003 por 180 unidades, el programa va "muy justo" en términos financieros.

"El programa no es rentable hoy" y "no está claro" que pueda llegar a serlo de aquí a 2022, que es el plazo en el que se deben entregar los 180 aviones encargados por Alemania, Francia, España, Reino Unido, Turquía, Bélgica y Luxemburgo, reconoció.

EADS ha establecido en total 4.200 millones de euros de provisiones para hacer frente a los sobrecostes del contrato del A400M, que se añaden a los 3.500 millones que van a tener que aportar los países de lanzamiento, de los cuales 1.500 millones son fondos reembolsables.

En cualquier caso, Ureña dijo que "nos corresponde a nosotros hacer que sea rentable" ese programa del A400M.

Y además, se mostró esperanzado sobre las posibilidades de exportar este aparato, y calculó que en 30 años se podrían colocar 500 unidades del A400M en otros países, al margen de los siete citados.

EADS en su conjunto perdió el pasado año 763 millones de euros, frente a los 1.572 millones de beneficios en 2008, un resultado negativo imputable a las provisiones por el A400M.

El primer A400M de pruebas lleva poco más de 40 horas de vuelo y se encuentra actualmente en Toulouse (Francia), donde va a continuar la campaña de ensayos, a la que se van a añadir otros tres aviones de aquí a finales de año.

Atribuyó el reducido número de horas realizado desde el primer vuelo en diciembre en Sevilla (España) -donde está la planta de ensamblaje- a las malas condiciones meteorológicas que ha habido desde entonces en Andalucía, y al hecho de que el primer aparato esté equipado con una serie de sensores muy sensibles a la lluvia y a la humedad.

En total, harán falta unas 3.600 horas de vuelo de pruebas para la calificación técnica de este avión.

Preguntado por las resistencias iniciales a la integración de Airbus Military en España -donde están el grueso de los 5.000 empleados de esta división de EADS-, Ureña reconoció que a comienzos de 2009 "hubo un periodo político difícil".

Pero apostilló que "las conclusiones después de un año creo que son positivas" y "alentadoras para el futuro".

Según el responsable de la división de aviones militares de Airbus, cuando el programa del A400M funcione a pleno rendimiento, después de 2016, unas 40.000 personas de forma directa e indirecta trabajarán para él. EFE