Gatos, pingüinos, ranas y pájaros de tamaño gigante y colores brillantes, obra del artista belga William Sweetlove, tomaron el miércoles el Aeropuerto Internacional de Carrasco en Montevideo para transmitir un mensaje en defensa de la naturaleza y denunciar los daños que hace el ser humano al medio ambiente.

La exhibición, la primera que Sweetlove realiza en América Latina, está compuesta por unas 330 figuras de plástico reciclado que aparecen diseminadas en todos los espacios del aeródromo, el mayor del país.

Los animales permanecerán expuestos durante un mes para dar a conocer tanto al artista como su obra, además de alertar sobre los problemas ambientales, según confió a Efe Ángel Kalenberg, comisario de la misma.

"En la historia del arte, los animales han tenido un peso importante. Sweetlove se inscribe en esa tradición y les añade un concepto. Los perros llevan sobre sus lomos botellas de agua, las ranas van con mochilas, que aluden a los daños que comete el ser humano contra los ecosistemas y la necesidad de adaptarse que tendrán los animales", indico Kalenberg.

Así, para Kalenberg, el resumen del concepto que alienta al artista belga es "contribuir a través del arte a salvar el mundo de todos los daños" causados por la actividad humana.

Muestra poco común

Con pingüinos multicolores alineados frente a las escaleras, ranas diseminadas entre las plantas y enormes pájaros rojos observando desde el mostrador de información, el visitante o el viajero no podrá dejar de notar la muestra, que también tiene la intención de "terminar con algunas fronteras del mundo y ensancharlas", buscando interactuar con el público.

"En el aeropuerto se trata de llevar el arte al público, crear una interacción entre ellos ya que el espectador no es un contemplador pasivo. Aquí los niños se abrazan a los pingüinos, eso con un Picasso no ocurre", razonó el comisario.

En este sentido, Kalenberg destacó que esta exposición se haga en un aeropuerto, lo que supone una "osadía" y una apuesta por "nuevos conceptos".

La exposición llegó al país gracias al representante de Sweetlove en la región, Kris Ghesquière, quien destacó el esfuerzo conjunto de todas las partes involucradas para llevar a buen puerto la iniciativa.

"Exponer en un aeropuerto dijeron que era imposible, pero hay que pensar fuera de lo establecido. Al final al aeropuerto le encanto y enseguida buscamos soluciones. Ahora ya tenemos propuestas para ir a una exhibición en Sao Paulo, otra en Rio e iremos a Punta del Este durante el verano", señaló Ghesquière.

Sweetlove (Ostende, 1949), forma parte del grupo artístico "The Cracking Art" y sus esculturas han recorrido muchas de las grandes ciudades del mundo con su comprometido mensaje a favor del cuidado del medio ambiente.

EFE