Según el relato del abogado, el agresor privó la libertad de la joven cuando esta era todavía menor de edad encerrándola en una habitación. | Fuente: Foto referencial

Un profesor de literatura tomó la decisión de lanzarse de un cuarto piso y quitarse la vida tras conocer la decisión de la justicia de Bolivia que ordenó su detención preventiva por abusar, embarazar y secuestrar a una joven durante dos años, informó este lunes el abogado de la víctima. "Se ha suicidado, ha muerto, entonces el proceso inmediatamente ya concluye con la muerte del imputado", dijo a EFE el jurista Juan Carlos Escalante.

El suceso se produjo en los juzgados de La Paz, al final de la tarde del domingo, cuando en una audiencia un juez dispuso la detención preventiva en una cárcel de La Paz de Juan G.O., un profesor rural de literatura de 55 años. De acuerdo con el relato de Escalante, el presunto agresor "ha tomado impulso y se ha tirado" rompiendo con su cuerpo una de las ventanas del edificio judicial cuando algunas personas encargadas de la seguridad del edificio le conducían a una celda.

El profesor fue denunciado por violar, embarazar y secuestrar a una joven que actualmente tiene 19 años, pero que fue víctima suya desde hace dos años. "Por un buen tiempo no me ha dejado salir, después he tenido a mi hijo, tenía como ocho meses (de embarazo)", aseguró el domingo la adolescente a los medios.

Según el relato del abogado, el agresor privó la libertad de la joven cuando esta era todavía menor de edad encerrándola en una habitación en El Alto, ciudad vecina de La Paz, y lejos del sitio en el que estudiaba, incluso cuando estaba en gestación.

En diciembre pasado Juan G.O. fue encarcelado "por un hecho" similar pero consiguió salir al poco tiempo, cuando el hijo de ambos había nacido, contó Escalante. Una vez fuera, el maestro despojó a la joven de su hijo y la envió a trabajar a Chile, con la aparente intención de que "nunca más vuelva", mientras que el menor quedó bajo custodia de otra pareja del sujeto, precisó.

Pese a esto, la joven regresó a Bolivia pero el agresor la encerró de nuevo sin posibilidades de ver a su pequeño que ahora tiene 18 meses, hasta que logró escapar a principios de este mes y presentar una denuncia. Con el juicio extinto, lo que queda es que la joven madre pueda retomar la custodia del menor y recuperar toda la documentación del pequeño que estaba en poder del fallecido.

(Con información de EFE)


¿Qué opinas?