Cadena perpetua para hombre que secuestró y mató a niña hace 30 años

Un tribunal de Alemania consideró probado que el hombre (59), secuestró a la menor en 1981; la introdujo en una caja de madera que luego enterró en un bosque.
Foto: EFE (Referencia)
La Audiencia Provincial de Augsburgo (sur de Alemania) condenó hoy a cadena perpetua a un hombre que hace casi treinta años secuestró, enterró y provocó la muerte por asfixia de una niña.

El tribunal consideró probado, en un proceso por indicios, que el hombre, de 59 años, secuestró a Úrsula Hermann, una niña de diez años, en 1981 y la introdujo en una caja de madera que, posteriormente, enterró en el bosque, donde murió por asfixia en apenas una hora.

Durante una partida de búsqueda organizada por la policía, los agentes hallaron la caja 19 días después del secuestro. La menor fue raptada mientras paseaba en bicicleta.

La mujer del condenado, que estaba acusada de complicidad con su esposa, fue exculpada de los cargos por falta de pruebas.

La Fiscalía argumentó que el hombre preparó el secuestro de la niña con fines económicos y después actuó "con violencia", a "sangre fría" y "sin piedad".

Tanto el condenado como su esposa insistieron en su inocencia durante el proceso, que se ha desarrollado durante trece meses, y en el que se ha tomado declaración a 200 testigos y once expertos y se han presentado 15.000 pruebas.

Tras el secuestro de la niña, los padres de la menor recibieron amenazas grabadas en cinta y por carta en la que se reclamaba un rescate de un millón de marcos alemanes (un millón de euros) como condición para recuperar a su hija.

La acusación sostuvo su argumentación en una antigua grabadora de sonido, propiedad del acusado, desde la que, según los expertos técnicos de la Oficina de Investigación Criminal del estado federado de Baviera, se grabaron esos mensajes.

El condenado fue uno de los primeros sospechosos a los que se interrogó en 1981 en relación con el caso pero no se hallaron pruebas concluyentes contra él hasta que en 2007 se descubrió esa grabadora.

La fiscalía aludió también el testigo de otro hombre, ya fallecido, que admitió hace años que había colaborado con el condenado a cavar el hoyo en el que se introdujo con la caja de madera que contenía a la niña. EFE