Caja succionadora de petróleo empezaría su labor el domingo

Crudo se bombeará a un petrolero a través de una tubería instalada en la parte superior de la caja contenedora que recogerá el 85 % de los 800 mil litros de petróleo derramados.
Foto: EFE
Los técnicos de British Petroleum (BP) pusieron hoy sobre el fondo marino una pesada caja de acero y cemento e iniciaron las operaciones para instalarla sobre el pozo que está vertiendo crudo en el Golfo de México con la esperanza de recolectar el petróleo que fluye de él.

Según informó el Servicio de Guardacostas, los técnicos han comenzado a utilizar dispositivos a control remoto para ubicarla con precisión sobre el pozo.

Fuentes de BP informaron que la caja, de unas 100 toneladas y del tamaño de un edificio de tres pisos, tocó el fangoso suelo marino este viernes y tardará unas 12 horas en asentarse completamente.

Una vez fijada en el sitio previsto se procederá a instalar las tuberías que permitirán bombear el crudo desde el pozo hasta un barco en la superficie.

Concluye así una costosa y complicada operación, dado que el pozo se encuentra a 1.500 metros de profundidad, a donde sólo se puede acceder con aparatos teledirigidos.

"Es una estructura muy grande y necesita colocarse con precisión", explicó horas antes, en una rueda de prensa telefónica, Doug Suttles, director general de operaciones de BP.

La compañía confía en que la estructura rectangular de más de doce metros de altura será capaz de recoger hasta el 85 por ciento de los alrededor de 800.000 litros de petróleo diarios que contaminan las aguas del Golfo.

Suttles explicó que a esas profundidades la temperatura es muy baja y señaló que el desafío será impedir que el agua se congele y obstruya la tubería por la que se bombeará el petróleo.

Con ese objetivo, BP planea inyectar de forma constante agua caliente con el fin de evitar posibles obturaciones.

"Esta es una tecnología que se aplica por primera vez", manifestó Tony Hayward, director ejecutivo de BP en declaraciones a la cadena de televisión CNN.

"Funciona a 100 ó 120 metros de profundidad. Pero las presiones y las temperaturas son muy diferentes (en el fondo marino). No podemos estar confiados en que dará resultados", añadió.

El éxito de esta operación es clave para frenar el impacto de la marea negra, que ya ha comenzado a bombear la catástrofe, la cual ha sido catalogado de "desastre nacional" por la Casa Blanca.

EFE