Cáritas diocesana de Roma intensificará la asistencia sanitaria a los inmigrantes ilegales en las próximas semanas, después de que éste jueves el Senado italiano aprobara una ley que permite a los médicos denunciar a los indocumentados, informó hoy la institución en un comunicado.

A pesar de que la ley todavía tiene que pasar por la Cámara Baja para su aprobación definitiva, Cáritas romana considera que se trata de una norma cuyos efectos inmediatos en la sanidad pública pueden ser "peligrosos" por el "clima de miedo que está causando".

Por ello, también se llevarán a cabo actividades dirigidas a informar a los inmigrantes de que, mientras la normativa no haya entrado en vigor, pueden seguir acudiendo a los centros de salud sin riesgo de ser denunciados.

Cáritas de Roma confía en que esta medida sea modificada en el curso de los trabajos parlamentarios, y hace suya la declaración de la Conferencia Episcopal Italiana en la que se dice que no se puede "no defender a quien tiene necesidad".

La organización advierte además que el "escrupuloso respeto" a la deontología por parte del personal sanitario "impide la denuncia, como ha sido señalado varias veces por el Orden de los Médicos y los mayores sindicatos y organismos de la categoría". EFE