El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, informó que fueron detenidos dos capitanes de la Guardia Nacional, policía militarizada, por "preparar planes desestabilizadores", así como por tratar de anticipar sus desplazamientos.

 

"Estaban haciendo contactos con Estados Unidos por correo electrónico, preparando planes desestabilizadores contra el presidente, haciendo vigilancia o tratando de conocer la agenda del presidente para ver por dónde va a andar. Actitudes muy sospechosas", dijo Chávez.

 

El mandatario se refirió a este caso en una llamada telefónica al canal estatal Venezolana de Televisión durante la que tocó varios aspectos de la actualidad nacional.

 

"Están presos en la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) dos capitanes de la GN porque una minoría ínfima de militares está ahí, en fila, y es peligroso porque les mandan mensajes algunos golpistas de esos que pusieron bombas al consulado de España y Colombia, que están en Estados Unidos o en otros países de América Latina que les dieron protección", explicó.

 

Una de las personas a las que se refirió Chávez es el teniente retirado de la GN José Antonio Colina Pulido, acusado de perpetrar los atentados contra las dependencias diplomáticas de España y Colombia, y refugiado en EE.UU.

 

El gobernante puso el ejemplo de Pedro Carmona, cabeza visible del golpe de Estado de abril de 2002, que se autoproclamó presidente, disolvió las instituciones democráticas y huyó del país tras el fracaso del intento.

 

"Carmona está en Colombia y debería estar preso. Yo estuve dos años preso y jamás me fui del país ni busqué protección. Entregué el fusil y a la chirona, a responder por lo que hice y luego salir a la calle, y mi conducta ha sido transparente", señaló Chávez.

 

Chávez vinculó la detención de los dos oficiales y otros actos de violencia callejera registrados los últimos días con el próximo referendo del 15 de febrero sobre una enmienda constitucional.

 

EFE