Al menos 50 miembros de la secta islamista Boko Haram y cuatro soldados de Nigeria perdieron la vida en los enfrentamientos registrados ayer en el noreste del país, según informó hoy la web del diario nigeriano Tribune.

Según el periódico, otras siete personas resultaron heridas en el intercambio de fuego entre las tropas nigerianas y los activistas de Boko Haram, una secta religiosa que aspira a la formación de un estado regido por la ley islámica "sharia" en el norte de Nigeria, de mayoría musulmana.

El jefe de Personal del Ejército, el teniente general Onyeabo Azubuike Ihejirika, dio detalles sobre los enfrentamientos registrados en la noche de ayer en Damaturu (noreste de Nigeria), en el que Boko Haram "utilizó armas pesadas".

"Quiero informarles de que hemos logrado destruir su cuartel general y de que su arsenal ha sido también destruido", afirmó ayer Ihejirika, según publica hoy el diario Tribune.

"La operación continúa abierta, pero espero que mañana a esta hora (la noche de hoy) la situación se encuentre bajo control", añadió el teniente general nigeriano.

El norte de Nigeria se ha visto azotado este año por atentados atribuidos al grupo radical Boko Haram.

Este grupo, cuyo nombre significa "La educación no islámica es pecado", se responsabilizó del atentado del pasado agosto contra la sede de la ONU en Abuya, en el que murieron 24 personas.

Con alrededor de 150 millones de habitantes, que forman parte de más de 200 grupos tribales, Nigeria, el país más poblado de África, sufre múltiples tensiones por las profundas diferencias políticas, religiosas y territoriales existentes entre sus comunidades.

EFE