Referencial

Un ciudadano egipcio se quemó hoy a lo bonzo frente al Parlamento egipcio, en el centro de El Cairo, para protestar por el cierre de un restaurante que poseía en la provincia de Ismailiya, informaron a Efe fuentes de seguridad.

El individuo, que se encuentra hospitalizado en estado grave, protestaba contra el gobernador de esa provincia por la clausura de su restaurante, según las fuentes, que no revelaron la identidad de la víctima.

Al parecer, el hombre intentó entrar en el Parlamento egipcio para exponer su problema y después de que le impidieran el ingreso en la Cámara Legislativa se roció con gasolina y se prendió fuego.

Según la versión on-line del diario egipcio "Al Masri al Yom", que cita testigos y fuentes policiales, el ciudadano se llama Abdo Abdelmanam Yafar y tiene 49 años.

Los testigos citados por el medio aseguraron que antes de quemarse, la víctima gritó: "Seguridad del Estado, seguridad del Estado, mi derecho se ha perdido en el Estado".

Este suceso se produce después de que varias personas se hayan quemado a lo bonzo en Argelia y en Túnez. En este último país, una acción similar ocurrida el pasado 17 de diciembre y protagonizada por un joven en paro fue la chispa que desató las protestas que desembocaron en el derrocamiento del presidente Zine el Abidín Ben Alí. EFE