Foto: EFE
El caso de los trece tigres siberianos muertos en un "zoo" chino continúa dando titulares, y cada día más dramáticos, al revelarse en las últimas horas que los cuidadores del zoo dejaron morir de hambre a los felinos intencionadamente, para así protestar por el hecho de que llevaban 18 meses sin cobrar.

Según aseguró el diario "Nanfang Daily", no dar de comer a los animales fue un chantaje para intentar presionar al gobierno local para que se hiciera cargo de las deudas del zoológico, situado en la ciudad nororiental china de Shenyang, capital de la provincia de Liaoning.

"Nosotros también nos morimos de hambre", aseguraron los cuidadores, citados por la agencia oficial china, Xinhua.

Fuentes anónimas del zoo además manifestaron su extrañeza ante el hecho de que el centro, que recibe unos ingresos anuales de entre 1,8 y 2,9 millones de dólares y una ayuda oficial de 293.000 dólares, alegue estar en números rojos para explicar la malnutrición de los animales.

Once tigres siberianos murieron de hambre, dos fueron sacrificados tras atacar a sus cuidadores (posiblemente por falta de comida) y tres más están muy graves.

Una veintena de otros animales, entre leones, camellos, monos, avestruces y otras especies, también han muerto en los últimos tres meses de invierno, época en la que la falta de visitantes merma los ingresos del zoo.

La historia ha levantado una gran polvareda en China, país donde el tigre es una de las especies en mayor peligro de extinción y que casualmente se encuentra en el Año del Tigre del calendario lunar.

Coincidiendo con las revelaciones de "Nanfang Daily", la agencia oficial Xinhua señaló hoy que los trabajadores del "zoo" finalmente han recibido los 18 meses de salario atrasado, días después de que el gobierno local anunciara una ayuda de 1,03 millones de dólares al negocio.

El caso, que continúa en investigación por las autoridades y aún no está del todo aclarado, ha aumentado la sensibilidad ante las malas condiciones en las que los animales viven en algunos zoos chinos.

El diario oficial "China Daily" aseguró hoy que, a raíz del escándalo, el Gobierno central se plantea crear nuevas leyes para hacer más estrictas las prácticas en los parques zoológicos nacionales, y establecer mayores sanciones ante el maltrato de animales.

EFE