Corea del Sur: Detienen a dos espías norcoreanos por intento de asesinato

Oficiales de las fuerzas norcoreanas habrían entrado como refugiados a Corea del Sur para asesinar a Hwang Jang-yop, un exiliado y ex alto cargo del régimen de Kim Jong-il.
Foto: EFE (Referencial)
Las autoridades surcoreanas han detenido a dos espías norcoreanos por preparar el asesinato de Hwang Jang-yop, el alto cargo más importante del régimen comunista de Kim Jong-il refugiado en Corea del Sur, según informó hoy la prensa surcoreana.

Según el diario surcoreano "Donga Ilbo", los dos norcoreanos, Kim Myung-ho y Dong Myung-kwan, ambos de 36 años y oficiales de las fuerzas norcoreanas, entraron en Corea del Sur este año como refugiados para asesinar a Hwang.

Hwang, de 88 años, se refugió a Corea del Sur en 1997 y es el más eminente exiliado del régimen norcoreano, ya que fue el secretario del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte y el presidente de la Asamblea Popular Suprema del país comunista.

Desde su deserción a través de la embajada surcoreana en Pekín, Hwang vive amenazado por Pyongyang debido a sus continúas apariciones públicas y denuncias contra el régimen comunista de Kim Jong-il.

Los espías norcoreanos con la misión de asesinar a Hwang llegaron a Tailandia en diciembre vía China con el fin de entrar en Corea del Sur haciéndose pasar por refugiados norcoreanos en busca de asilo, según las autoridades de Seúl.

Los dos consiguieron entrar en Corea del Sur en enero y febrero, respectivamente.

No obstante, las autoridades surcoreanas aseguran que descubrieron que eran espías norcoreanos durante las pesquisas que realiza la Inteligencia surcoreana a los refugiados antes de que puedan hacer vida normal en Corea del Sur.

De acuerdo con el diario surcoreano, los dos espías norcoreanos entraron a formar parte del Partido de los Trabajadores norcoreano en 1998 y seis años más tarde fueron reclutados por el espionaje a cargo del Ministerio de las Fuerzas Armadas de Corea del Norte.

Los dos espías recibieron instrucción sobre la situación en Corea del Sur y clases de inglés, además de entrenamiento en artes marciales y otras técnicas de infiltración, según la Inteligencia surcoreana.

EFE