Las personas esperan afuera del Hospital Elmhurst, en Nueva York, para hacerse la prueba del COVID-19. | Fuente: AFP

Estados Unidos se está convirtiendo rápidamente en un nuevo epicentro de la pandemia global de coronavirus, como señala la disparada de nuevos casos el jueves, mientras el desempleo alcanza máximos históricos.

Varios hospitales neoyorquinos se declaran abrumados por los crecientes casos de COVID-19, y un 40% de la población del país está bajo cuarentena.

Más de 100 personas murieron por el coronavirus en las últimas 24 horas en Nueva York, donde una larga fila de personas, la mayoría con máscaras y ubicadas a dos metros de distancia una de otra, aguardaba fuera del hospital Elmhurst en Queens bajo guardia policial para someterse a un test.

El gobernador Andrew Cuomo dijo que la mayor prioridad es "aplastar la curva" de nuevos casos en el área metropolitana de Nueva York. El estado tiene 53,000 camas de hospital disponibles, pero está haciendo lo posible por aumentar la capacidad a 140,000, la cifra que cree que precisará en 20 días, cuando se llegue al pico de la pandemia.

El número real sería mayor

El número de muertes causadas por el nuevo coronavirus alcanzó el umbral de 1,000 el miércoles de noche, y el país tenía este jueves 69,246 casos confirmados, según la base de datos de la Universidad Johns Hopkins University.

De estas muertes, más de un tercio, 385 se registraron en el estado de Nueva York.

El número de casos está apenas por debajo de los países más afectados, Italia y China.

El verdadero número de casos puede ser mucho más alto que la cifra oficial, ya que no hay suficientes tests disponibles.

Cientos de establecimientos permanecen cerrados por la pandemia.
Cientos de establecimientos permanecen cerrados por la pandemia. | Fuente: AFP

La pandemia ya ha causado estragos en la mayor economía mundial, que parece encaminarse hacia una recesión.

El departamento de Trabajo informó que 3,3 millones de personas solicitaron beneficios de desempleo la semana pasada, la mayor cifra desde que se empezó a registrar este dato, por lejos.

Se han perdido miles de empleos en restaurantes, bares, hoteles, en la industria del transporte o del entretenimiento.

El Senado aprobó unánimemente en la madrugada un paquete de estímulo de 2 billones de dólares -el mayor rescate de la historia estadounidense- que permitirá que familias con un promedio de cuatro personas reciban un pago de 3,400 dólares.

Una meta irrealista

El proyecto de ley será tratado el viernes en la Cámara de Representantes, donde líderes de ambas cámaras han llamado a su aprobación.

Pese a todo, Wall Street recuperó parte de las gigantes pérdidas de este mes con el anuncio de un paquete de rescate económico de 2 billones de dólares negociado en el Congreso.

Muchos operadores del mercado esperan que el COVID-19 sea un desafío de corto plazo que sea seguido por una fuerte recuperación, una visión compartida por el presidente Donald Trump, que apuesta a una economía fuerte para lograr su reelección en noviembre.

Trump se dijo esperanzado de que hacia el 12 de abril los estadounidenses regresen a una vida normal, una meta que muchos expertos sanitarios consideran irrealista y aseguran choca con la cuarentena decretada en muchos países para mitigar el contagio del virus SARS-CoV-2.

(Con información de AFP)