Fotografía referencial
Mujer ecuatoriana realiza trabajo de limpieza en una residencia. | Fuente: AFP or licensors | Fotógrafo: JOSEP LAGO

Recién recuperada de la COVID-19, la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, acusa al Gobierno de Ecuador de haberlos dejado "solos" ante la emergencia sanitaria y clama por ayuda internacional para combatir la epidemia en la segunda urbe del país.

Regidora de la ya conocida como la "Wuhan ecuatoriana", por el alto índice de contagios per cápita, la política conservadora no oculta su indignación con el Ejecutivo, al que acusa de una pobre reacción que condujo al colapso del sistema sanitario y a una grave crisis con cientos de cadáveres en calles y domicilios.

Y es que la provincia de Guayas, de la que Guayaquil es capital, concentra el 73,7% de los casi 7.161 positivos a nivel nacional, y 159 de los 297 fallecidos oficiales.

El primer caso, importado de España, se reportó en Guayaquil el 29 de febrero, y hasta dos semanas después, el Gobierno no decretó el estado de emergencia nacional, para posteriormente declarar la ciudad "zona especial de seguridad".

"Cuando empezó el caso cero, reuní a los funcionarios municipales y les dije: ¡Estamos solos! El Municipio no puede parar, tenemos que vérnoslas por nosotros mismos... Pero nunca pensé que íbamos a llegar al punto al que hemos llegado", refiere. 

"O nos unimos en esto, el Gobierno deja de hacer política y acepta que somos un solo país y trabajamos en conjunto, o sencillamente me lo salto y empiezo a hacer (yo) un plan de aislamiento en la ciudad", añade y asegura que el plan del Gobierno debería imitar al de Corea, que realizó aislamiento total en los puntos de mayor concentración del virus.