EFE
El pasado 3 de marzo se registró el primer caso en el país. | Fuente: EFE

El exministro de Salud chileno Jaime Mañalich, destituido a mediados de junio cuando en el país contabilizaba más de 3.000 fallecidos por la COVID-19 y al que la oposición acusa de vulnerar el derecho a la vida, dijo que no se siente responsable de las muertes que hubo durante su gestión.

"No me siento responsable, estoy tranquilo, hicimos un esfuerzo enorme. Uno tiene que ser muy coherente en señalar que este fue un esfuerzo de cientos de miles de personas, y efectivamente el sistema de salud chileno ha respondido bien a un desafío de esta magnitud. La pregunta ¿podría haberse hecho mejor alguna cosa? por supuesto", dijo Mañalich en una entrevista con el diario local El Mercurio publicada este domingo.

Hace una semana, diez diputados de diferentes partidos opositores de Chile presentaron una acusación constitucional contra Mañalich con la finalidad de atribuirle responsabilidades políticas por su gestión de la pandemia de coronavirus.

Los legisladores acusan al exministro de "vulnerar gravemente" tanto "los derechos constitucionales a la vida e integridad física y psíquica de miles de personas" como "los principios de probidad y publicidad" con relación al acceso a la información pública.

Al respecto, Mañalich indicó que no se trata de una cuestión contra él si no contra el Gobierno: "evidentemente hay un esfuerzo por destruir el legado del presidente (Sebastián Piñera)".

Además, la Fiscalía admitió una querella criminal interpuesta por el alcalde de un municipio de la Región Metropolitana que apuntaba a un "actuar negligente y grave" en el control de la pandemia del coronavirus y responsabiliza, además de Mañalich, a Piñera y a los subsecretarios de Salud Paula Daza y Arturo Zúñiga.

El exministro dijo que durante su gestión se politizó el problema de la pandemia y que llegó a la conclusión de que él era "un obstáculo para seguir avanzando y que era necesaria una suerte de enfriamiento del clima politizado", por lo que presentó su renuncia.

"Di por sentado en un momento que el enfrentar la parte más dura de la crisis implicaba un costo político que había que pagar y ese costo era dejar el cargo", comentó.

Chile registró en las últimas 24 horas 1.600 nuevos contagiados y 32 fallecimientos por la pandemia de la COVID-19, llegando a nivel nacional a 446.274 casos y 12.286 muertes. EFE