Sin importar la tendencia política, varios de los presidentes de la fundada Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) coincidieron durante las sesiones plenarias de la Cumbre de Caracas en sus críticas a los medios de comunicación.

Rafael Correa, Porfirio Lobo y Ricardo Martinelli

El primero en referirse al tema fue el presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien en su intervención del viernes planteó el caso del periódico El Universal, condenado por una demanda que él mismo presentó.

Correa llamó a sus pares a luchar contra el "gravísimo problema planetario" que constituyen, a su entender, los medios de comunicación privados y aunque aseguró que sería "capaz de entregar la vida" por la libertad de expresión, pidió no confundir ese derecho con el "abuso descarado" de los medios.

La postura de Correa fue respaldada por el gobernante hondureño, Porfirio Lobo, quien señaló que algunas medidas adoptadas en su país se han topado con los intereses económicos de grupos con medios de comunicación.

"Debo decirle que como que nos pasa la misma historia en cierta forma, es decir, a veces los que poseen los medios tienen inversiones en diferentes rubros y donde quiera que uno como Gobierno toque genera una enorme reacción", señaló Lobo.

Se dirigió así a Correa, cuyo país fue el único en oponerse al regreso de Honduras a la Organización de Estados Americanos (OEA), que excluyó a ese país tras el golpe de Estado de junio de 2009 contra el entonces mandatario Manuel Zelaya.

También el jefe de Estado panameño, Ricardo Martinelli, expuso sus críticas a los medios de comunicación.

"Pareciera ser que lo que nosotros pensábamos nos sucedía únicamente a nosotros yo veo que les sucede a todos por igual", indicó el conservador Martinelli durante su intervención de ayer.

Hugo Chávez y Evo Morales 

Los acompañó el presidente de Venezuela y anfitrión de la cumbre, Hugo Chávez, quien indicó que en su país también hay que "enfrentar a esos poderes fácticos".

A su vez, el jefe de Estado boliviano, Evo Morales, consideró que "ya es hora de que los Estados y Gobiernos" gesten sus medios de comunicación que "digan la verdad".

"Nos acusan con base en mentiras y tergiversaciones, en nombre de la libertad de expresión. Cuando nos defendemos nos dicen que atacamos la libertad de expresión", se quejó.

Correa, en declaraciones hoy a Efe, propuso acordar una ley regional sobre los medios y pidió a la sociedad latinoamericana que reaccione frente a este tema.

"La sociedad tiene que controlar y regular estos medios (...) Por ejemplo, con adecuadas leyes de comunicación. Propongo una cosa: ¿por qué no hacemos una ley de comunicación a nivel regional?", planteó el jefe de Estado.

Defendió la necesidad de una "responsabilidad ulterior" sobre lo que se difunde.

EFE