La V Cumbre de las Américas que se inaugura este viernes en Trinidad y Tobago se encuentra ensombrecida por la actual crisis financiera mundial y disgregada por la ausencia de Cuba, presente en la imagen del mandatario venezolano Hugo Chávez.

Precisamente esos serán dos de los temas que generarán debate y polémica entre los 34 líderes de América Latina y el Caribe.

Pero la recesión de la economía mundial es el principal asunto a tratar ya que la crisis puede azotar de manera especial a la región latinoamericana.

El principal asesor de la Casa Blanca para América Latina, Dan Restrepo, aseguró que el "foco principal" de la reunión será la crisis económica.

El gran ausente

La cuestión cubana estará sobre la mesa, el presidente boliviano, Evo Morales, ha anunciado que presentará una propuesta de resolución que exige el fin del embargo estadounidense a Cuba.

Mientras tanto, el presidente venezolano, Hugo Chávez, ha amenazado con vetar la declaración final y este viernes leyó un documento en la Cumbre de los países miembros de la Alternativa Bolivariana para Pueblos de América (ALBA), en la que demanda un ´debate a fondo´ en Trinidad y Tobago.

Chávez y el petróleo

Chávez viaja a Trinidad con la idea de intentar que la V Cumbre de las Américas "sea la última". Afectado por el precio del petróleo, Chávez no podrá ofrecer suculentas ayudas económicas a los países que se sumen a su "polo antiimperialista".

Narcotráfico

México, Colombia y los países centroamericanos son los países que expondrán durante la Cumbre el problema del narcotráfico. El presidente colombiano, Álvaro Uribe, intentará retomar las conversaciones para firmar el Tratado de Libre Comercio (TLC) con EE.UU., que tiene entre sus principales opositores a los legisladores demócratas del Congreso.

En la agenda común también se encuentra el Plan Colombia, al que Washington ha entregado más de 5.500 millones de dólares desde el año 2000 y parece que empieza a ser costoso para las arcas estadounidenses.