Cruz Roja: liberalizar las patentes de las vacunas contra la COVID-19 salvará muchas vidas

El director de Salud de la Cruz Roja, Emanuele Capobianco, señala que hace 20 años se debatió una decisión similar en la comunidad internacional para combatir otra pandemia, la del VIH/SIDA, lo que permitió la producción de medicamentos genéricos más asequibles para los países pobres.

El responsable de salud de la federación recuerda que hace 20 años se debatió una decisión similar en la comunidad internacional.
El responsable de salud de la federación recuerda que hace 20 años se debatió una decisión similar en la comunidad internacional. | Fuente: EFE

Liberalizar las patentes de las vacunas contra la COVID-19 podría salvar cientos de miles de vidas, defiende en una entrevista a Efe el director de Salud de la Cruz Roja, Emanuele Capobianco, en vísperas de una asamblea anual de la Organización Mundial de la Salud (OMS) donde se debatirá esta cuestión.

"Estoy seguro de que la idea encontrará oposición, pero de ello dependen cientos de  miles de vidas, es uno de esos momentos en la Historia en los que una decisión tiene consecuencias reales para el mundo", asegura el experto de la Federación Internacional de la Cruz Roja (FICR).

El secretario general de esta organización decana en la ayuda humanitaria, Francesco Rocca, expresará en la asamblea su apoyo a la propuesta, defendida por más de 60 países en desarrollo, de suspender las patentes de vacunas y tratamientos contra la covid con el objetivo de que su producción aumente y se abarate en el mundo.

REPETIR EL GESTO DE HACE 20 AÑOS

El responsable de salud de la federación recuerda que hace 20 años se debatió una decisión similar en la comunidad internacional, la de ampliar el acceso a los antirretrovirales, para combatir otra pandemia, la del VIH/SIDA, lo que permitió la producción de medicamentos genéricos más asequibles para los países pobres.

"Esperamos que los líderes mundiales vuelvan a ser audaces como entonces e impulsen las reformas necesarias para salvar vidas", insistió.

Los países aún reticentes a liberalizar los fármacos contra la COVID-19, muchos de ellos sedes de las farmacéuticas que los producen, alegan que la protección de la propiedad intelectual mediante patentes es vital para fomentar la investigación de vacunas y terapias pasadas, presentes y futuras.

Ante este argumento, Capobianco recuerda que muchas de esas farmacéuticas financiaron en gran parte el desarrollo de sus vacunas contra la COVID-19 con dinero público, y vuelve a recordar lo ocurrido hace dos décadas para que se siga el ejemplo.

¿MÁS PODER PARA LA OMS?

El debate para muchos gira en torno a si un tratado así debería brindar más poder a organismos multilaterales como la OMS, que según los informes que dentro de la propia organización se han realizado para revisar su labor durante la pandemia, carece en ocasiones de capacidad financiera y ejecutiva para responder a graves crisis.

"El multilateralismo ha probado ser muy eficaz en muchas ocasiones, y en la actual respuesta a la pandemia, por ejemplo, es necesario que haya más a la hora de compartir vacunas", asegura Capobianco.

En este sentido, el italiano alerta de que si todo sigue como ahora "muchos países seguirán sin vacunas contra la COVID-19 el año que viene o hasta en 2023", lo que no sólo sería negativo para ellos sino que puede beneficiar al coronavirus, dándole más posibilidades de mutar a formas potencialmente más resistentes.

"Compartir las vacunas no sólo es un deber moral sino una obligación de salud pública, ante la posibilidad de que surjan nuevas variantes capaces de resistir a las vacunas", advierte el director de Salud de FICR.

EFE

NUESTROS PODCAST


"Espacio Vital": Estudio determinó que la vacuna de Pfizer brinda alta protección cuando es aplicada doce semanas entre la primera y segunda dosis. ¿Cómo se realizó y cómo se explican estos resultado?, el Dr. Elmer Huerta nos explica