El Gobierno de Estados Unidos condenó enérgicamente el atentado del domingo en El Cairo que causó la muerte de una turista francesa e hirió a otras 24 personas, y reiteró al Ejecutivo egipcio su apoyo en la lucha antiterrorista.

 

El portavoz del Departamento de Estado, Robert Wood, transmitió su pésame a las familias de las víctimas del atentado, y aseguró que la Administración del presidente Barack Obama "seguirá trabajando estrechamente con el Gobierno de Egipto" y "hará lo que pueda para ayudarle en sus esfuerzos de la lucha contra el terrorismo".

 

El atentado fue perpetrado en una plaza próxima al popular bazar de Jan al Jalili, uno de los lugares más frecuentados por los turistas que visitan El Cairo.

 

Ningún grupo ha reclamado la autoría del ataque que, además de la muerte de una joven francesa de 17 años, causó heridas a otros 17 franceses, a tres egipcios, a tres saudíes y a un alemán.

 

EFE