El ´cementerio tecnológico´ gana adeptos en Japón

Un edificio de seis pisos de alto alberga cerca de tres mil urnas, que pueden ser visitadas por los deudos con una serie de comodidades. El servicio cuesta nueve mil dólares.
Foto: Difusi
La falta de espacio físico en Japón ha obligado a buscar alternativas para que todo ocupe menos, y los cementerios no son una excepción. Para ello, una empresa nipona ha creado un "cementerio tecnológico", un edificio de seis pisos con la capacidad de albergar siete mil urnas.

Así, aprovechando que casi la totalidad de japoneses opta por ser cremado al morir, se ha diseñado un sistema para que los familiares puedan visitar los restos de sus seres queridos en este camposanto vertical.

El sistema es similar a un cajero electrónico. Una tarjeta activa un mecanismo de ascensores y cintas giratorias para trasladar la urna del fallecido a un vestíbulo, donde se puede orar, escuchar música, quemar incienso y ver fotos de los fallecidos.

El precio es otra de las cualidades de este sistema. Tener un espacio en el "cementerio tecnológico" apenas cuesta nueve mil dólares, una cantidad ínfima si se compara con los casi cien mil dólares que cuesta una tumba tradicional.

Hasta el momento, más de la mitad de tumbas en el "cementerio tecnológico" están disponibles. Sin embargo, la empresa a cargo de la iniciativa ya inició la construcción de un segundo edificio, ante la gran aceptación que ha tenido el sistema entre los japoneses.