Foto: Flickr
Una pareja de cisnes se divorció, dejando atónitos a expertos de un santuario de aves Gloucestershire, donde no se registraba un caso similar después de 40 años.

El cisne macho llamado Sarandi arribó al santuario en la migración anual de inverno desde el ártico ruso, pero llegó sin su pareja de dos años, Saruni.

Según informa la BBC, Sarandi llegó con nueva compañía, una nueva hembra a quien se le puso el nombre de Sarind.

El arribo de esta pareja preocupó a los conservacionistas, quienes temieron que Saruni estaba muerta.
Sin embargo, muy poco después Saruni llegó al santuario, y para sorpresa de todos llegó acompañaba el cisne macho Surune.

Luego de observarlos, los expertos concluyeron que la vieja relación había terminado y que una nueva se había iniciado.

Julia Newth, investigadora de vida silvestre en Slimbridge, dijo que la situación había tomado por sorpresa a todos los que trabajan en el santuario.

Una posible razón es por no poder tener críos, pues habían estado juntos por un par de años pero nunca trajeron un pollito de cisne.

Newth señaló que los cisnes tienden a tener "lealtades verdaderas y mutuas" y tener parejas por largo tiempo.
Newth dijo que los "ex" ni siquiera se han saludado ni han dado alguna señal de reconocerse, aun cuando ocupan la misma parte del pequeño lago.

"Una posible razón es por no poder tener críos, pues habían estado juntos por un par de años pero nunca trajeron un pollito de cisne, aunque es difícil afirmarlo con seguridad."